Reseña de También en el sur se matan palomas, de Chary Gumeta

Reseña de También en el sur se matan palomas, de Chary Gumeta

 

La Precariedad feminicida en la frontera Sur, rompiendo el cerco informativo en También en el sur se matan las palomas de Chary Gumeta

Por Guadalupe Lezama

Desde la trinchera de los poetas que combatieron al franquismo, la poesía de protesta se enarboló como una bandera política ineludible, su lenguaje claro, directo; certero en denunciar los horrores de la realidad circundante con la esperanza de ser un llamado a la acción, a la resistencia, y en el caso de nuestra situación latinoamericana: romper el cerco informativo.
   La Poesía de Urgencia más que un remedio provisional ante una angustiada coyuntura, cumple un papel de mayor importancia, combatir, desafiar y denunciar la indiferencia de la “Tétrica Normalidad”, aquella con la cuál la sociedad ha establecido un pacto de silencio cómplice. Si no se habla de ello, no existe. La poesía a diferencia de otro género, no sólo pretende la denuncia, pretende a través de la expresión y la forma, sacudir el pensamiento a través de la belleza del poema e irrumpir contra el habitual papel de la nota roja.
   El poemario de Chary Gumeta cumple la función de agitar conciencias al desmentir esa nota roja, dar batalla con las letras precisas, honestas, reivindicativas; por aquellas otras: las insultantes, las que no dan cuenta de la realidad, pero se presentan como tal en los titulares de la nota local, cuyo objetivo es escandalizar con morbo, “carnavalizar” la desgracia del desdichado, criminalizar la pobreza, la precariedad económica, el esfuerzo de superación. Señalar a las víctimas como merecedoras del castigo divino de una sociedad impoluta que señala.
   En También en el sur se matan las palomas, nos da cuenta de la injusta realidad, las razones para cruzar la frontera, la frontera como lugar geográfico del sueño y la pesadilla, las condiciones económicas, sociales, políticas del fenómeno migratorio. La mirada, que cruza la frontera huyendo de la carencia y con altas expectativas, de la mujer que habita este espacio donde es violentada de diversas formas desde el nacimiento hasta el asesinato. En un lugar donde ya no existe la muerte de causas naturales.
   La indiferencia, falta de voluntad, complicidad, incluso autoría intelectual de un gobierno partícipe de la desgracia sureña. El papel de la sociedad indiferente o una sociedad jauría que engulle y criminaliza la desgracia nacional; las voces disidentes reprimidas, todo explicado en el texto con una voz poderosa que rompe el titular y la nota de la prensa vendida.
   Estos poemas, a su vez, traducidos al Kaqchiquel, lengua Maya, sueñan con llegar y romper el cerco informativo en sitios olvidados del discurso oficial. Celebro que así sea, porque entonces el lector está frente a un bullicio oral necesario; por lo que sé, el esfuerzo de tener una traducción en lengua originaria se verá enriquecido por el performance oral en un audio que acompañará al texto aquí reseñado, próximamente.
   La voz poética de Chary Gumeta es rebelde, sorora, informada, transmite hartazgo, desasosiego, búsqueda de respuestas, de situaciones que parecen sólo habitar un lugar geográfico, pero que a final de cuentas, informan a los oídos necios, que entre la frontera sur y el sueño americano, esta un país llamado México y una frontera Sur que es testigo y copartícipe de crímenes que poco a poco se convierten en parte del pacto social de una sociedad desquiciada que los ve como hechos anecdóticos.
Por ello, los primeros versos denuncian:

“Viene la jauría ladrando

 a mi muerte

la persiguen sin darle respiro”

    Eso es la sociedad desinformada hoy en día, una jauría, turba ignorante, que es necesario desalentar, denunciar y quitarle el respiro con él que persigue y dictamina una mentira en verdad. Sólo así nacerá la empatía y búsqueda de soluciones de un mal que se extiende por todo el mundo, aunque los titulares insistan en colocarlo en geografías facinerosas y lejanas, como si el Sur no se extendiera hasta el Norte.

 

 

Te recomendamos

deja un comentario