Insomnes “las vidas pasadas nunca duermen”

Insomnes “las vidas pasadas nunca duermen”

Insomnes: “Las vidas pasadas nunca duermen”

Por: Lesvia Ramos

Magdalena López es una autora mexicana reciente y brillante. Su primer libro, Insomnes, esconde, en pocas páginas, historias que nos llevan por caminos escabrosos, incómodos; nos enfrentan con situaciones cotidianas y que, sin embargo, oscilan entre lo onírico y lo real.

“Susana” nos recuerda la estructura clásica y melancólica de Poe mientras denuncia una de las tantas manifestaciones de violencia por las cuales hemos sufrido las mujeres desde siempre: la cosificación. Los secretos familiares permanecen ocultos tras el espejo hasta que es demasiado tarde; ya no hay retorno.

En “Glotonería” presenta la peor pesadilla del mexicano promedio: no poder comer esas garnachas que tanto amamos. Qué sería de nosotros si, en algún fatídico momento, se nos negara el placer de degustar aquello que nos ha caracterizado por incontables años: nuestra exquisita comida grasosa, callejera.

“Despertando” propone una macabra reinterpretación de la vida después de la muerte. Asimismo, permite que nos cuestionemos qué pasa realmente cuando los cuerpos yacen solitarios en la tumba fría y nadie los observa. ¿Morir es un estado, una fantasía, un sueño, una alucinación, un delirio, una transición…, o todo ello a la vez?

Muchos nos identificamos, por obvias razones, con el protagonista de “Insomnio”. El horror de la fatiga y la duermevela, indeseables visitantes que disfrutan torturándonos, nos vuelve capaces de intentar cualquier cosa con tal de obtener descanso antes de que acabemos consumidos.

“Autoexploración”, por otra parte, expone uno de los más grandes tabúes desde épocas pasadas: la masturbación y el gozo femeninos. ¿Hasta qué punto se ha satanizado nuestra sexualidad?; quizás uno de los mayores íconos del cine slasher tenga algo que decir respecto a esta pesadilla.

Por último, en “Cuarto para las nueve” el tiempo se detiene, el arte se resignifica y las obsesiones salen a flote. La belleza condena, y amenaza con marchitarse, igual que los cigarrillos abandonados en el cenicero. El amor se cuestiona y, con ello, nuestros actos: ¿amar nos da vida o la arranca de nosotros?

«Las vidas pasadas nunca duermen»… nos someten y, a la vez, nos liberan. Y el terror aguarda a la vuelta de cada página.

*Insomnes, Magdalena López, La tinta del silencio, Colección Bocanada, 2020.

Redes sociales de la autora:

https://www.facebook.com/macgore

https://www.instagram.com/_macgore

Te recomendamos

deja un comentario