Skip to content Skip to footer

Rockabilly

  • Colección: Gato Azul, núm. 4
  • Año: 2020, Ciudad de México
  • 176 páginas
  • Formato: 10 x 13.5 cm
  • ISBN: 978-607-98622-8-2
  • Género: Minificción

$70.00

 

Rockabilly

antología de minificciones

   En este cuarto número de la colección Gato Azul, enfocada a la minificción y a la música, quisimos dedicarla al Rockabilly, un género musical que influyó en muchas generaciones desde los años 50 y que sigue vigente hasta nuestros días, pues representó la rebeldía de los jóvenes y tomó una actitud crítica ante las costumbres conservadoras de buena parte de la sociedad.

Agradecemos a todos los participantes de esta antología el haber enviado sus historias, estamos muy contentos de los resultados; esperamos que los lectores disfruten estas narraciones de más de cincuenta autores de Bolivia, Colombia, España, México, Nicaragua, Perú, Uruguay y Venezuela, que nos envuelven en este ritmo frenético y de rebeldía del Rockabilly.

Muestra de cuentos 

 

Rockabilly guy

Brenda Morales Muñoz

(Ciudad de México)

Lloró tanto que una enfermera le regaló una gelatina. Esa era su triste recompensa por soportar semejante carga de dolor. Después de años de ser aclamado y querido por la gente se había retirado, su cuerpo no daba para más. Se le estaba acabando el tiempo y todos sabemos lo importante que es para los músicos. En su habitación, una canción salía de una grabadora que le permitieron tener: “nunca iba a cambiar su estilo, hasta el día de su muerte…”. Sus dedos comenzaron a moverse. Sonrió, a pesar de todo siempre iba a ser un rockabilly guy.

 

El rey

Jorge Quispe Correa A.

(Lima, Perú)

Cuando tenía diez años se me dio por rebuscar entre las cosas que mamá guardaba en el clóset. Encontré, en una caja de zapatos, muchas fotografías de cuando ella trabajó de mucama en Estados Unidos allá por 1975. Llamó mi atención que en varias de ellas un señor gordo de peinado gracioso y patillas la estuviera cargando y besando. Nunca hemos hablado sobre esas fotos, ni siquiera cuando vislumbro una sonrisa de orgullo en su rostro cada vez que le digo que me volveré a presentar, como cada noche, imitando a Elvis en algún viejo teatro de las afueras de la ciudad.

 

Rocking Around Forever!

Ome Galindo

(Guadalajara, México)

Al ponerse el sol, sacó el acetato de Bill Haley comprado en 1955. Lo colocó en su tocadiscos para celebrar su aniversario: el importante. Pese a su edad, sus piernas comenzaron a sacudirse a ritmos que aceleraban poco a poco. Alguien golpeó la puerta. Entró una señorita, preguntó si él había pedido sus servicios; el sujeto señaló el fajo de billetes. El baile siguió y la prostituta —extrañada— trató de imitar el bing bang. Él —con sus 45 años de inmortalidad— se acercó a ella y le propició una mordida en la aorta. Revitalizado, dispuso de la vedette con su fuerza sobrehumana. Razzle Dazzle sonó, acompañada de otro golpe en la puerta y un relamer de labios y colmillos.

 

A bailar

Eliana Soza

(Bolivia)

Él, con el pelo engomado y los mocasines bien lustrados, ambos brillando bajo las luces del salón de baile. Ella, seductora con un vestido rojo a rayas, vaporoso y un escote en forma de corazón; los labios carmesí y el cabello con copete alzado y rizos. Sus miradas se cruzan mientras comienza a escucharse el contrabajo seguido de la guitarra y la batería. Sus cuerpos se mueven al son de la música. Los tatuajes de ella le hablan a los de él. Sus manos se buscan. Bailan incansables, como si se conocieran de siempre. Los dos saben que la realidad virtual solo dura de seis a siete. Después, deben volver a sus camas, sentados en sillas de ruedas.

0
Rockabilly
$70.00