Escribenos: latintadelsilencio@gmail.com

RIMBAUD Y EL GOZO DE LA VIDA BOHEMIA

Ese poeta llamado Rimbaud que construyó una forma de ser poeta fuera de todos los tiempos nos reveló un silencio agotador, gotas de rocío hallados en el camino, el lenguaje fue un pretexto para hallar el sinsentido de la vida, errante con las manos vacías apenas alcanzaba a escribir pequeñas cartas de sus exploraciones por tierras inhóspitas, el absoluto cubrió sus ansias y sus días…

Su poema “Mé boheme” nos da referencias cotidianas de cómo su vida y el camino eran la misma cosa, caminar, cabalgar y desgranar palabras, pero registrar nuevas imágenes, un pequeño verso combina lo moderno y viste a las estrellas con el sugerente y seductor movimiento de las faldas parisinas, en el vaivén del fru fru repetido por el sonido “ou” en ese mismo verso tres veces. Vidente de su propio mutilación física y emocional cierra el poema acercando su propio hastío, crapule ante la realidad citadina, viaje y poesía se vuelven uno solo, Rimbaud aconsejaba a sus amigos “caminar y leer mucho”, fórmula secreta que otorga el sentido de un poema para leer en un solo tiro de aliento, colores que el poeta ha sabido recolectar para otorgarnos una postal del oficio del poeta iluminado por el silencio de las cosas cotidianas…

zapatos

Compartimos una maravillosa animación realizada y musicalizada por Wladimir Sterzer y Tristan Baskowitz, quienes conjugan con técnica mixta un retrato de la vida bohemia de Rimbaud, además para el disfrute de nuestros lectores acompañamos dicha obra con nuestra adaptación al español y subtitulaje.

-Anaïs B.

Me largaba las manos en mis bolsillos rotos;
mi paletó también se volvía ideal;
bajo el cielo iba, Musa, y yo era tu vasallo leal;
Oh ! là là ! ¡cuántos amores espléndidos he soñado!

Mi único pantalón tenía un siete enorme.
-Soñador pulgarcito, desmigajaba en mi camino
las rimas-.
mi albergue era la osa mayor;
y mis estrellas en el cielo hacían un dulce frou-frou.

y yo las escuchaba, sentado en las cunetas,
en esas noches de septiembre en que sentía esas gotas
de rocío en mi frente como un vinillo vigorozo;

o en que rimando en medio de las sombras fantásticas,
como cuerdas de liras, yo tiraba los cordones
de mis malheridos zapatos, con un pie cerca del corazón!

Mé boheme

Je m’en allais, les poings dans mes poches crevées;
Mon paletot aussi devenait idéal;
J’allais sous le ciel, Muse ! et j’étais ton féal;
Oh ! là là ! que d’amours splendides j’ai rêvées!

Mon unique culotte avait un large trou.
— Petit Poucet rêveur, j’égrenais dans ma course
Des rimes. Mon auberge était à la Grande-Ourse;
— Mes étoiles au ciel avaient un doux frou-frou.

Et je les écoutais, assis au bord des routes,
Ces bons soirs de septembre où je sentais des gouttes
De rosée à mon front, comme un vin de vigueur;

Où, rimant au milieu des ombres fantastiques,
Comme des lyres, je tirais les élastiques
De mes souliers blessés, un pied près de mon cœur!

Arthur Rimbaud, Octubre de 1874

Leave a Reply